Wing-Chun aplicado al combate real

 Wing-Chun aplicado al combate real

Más que un puño vertical 

Por Guillermo García Salmorán

Artículo publicado en la revista “Cinta Negra”, enero de 2012

Desde la creación del Wing-Chun su enfoque fue puramente combativo. De hecho, según cuenta la leyenda, la monja que lo creó fue para vencer a los estilos tradicionales de Kung-Fu que se practicaban en aquel entonces en el Templo Shaolin, ya que sus posturas eran largas y muy complicadas para realizarlas en una pelea de verdad. Además de que necesitaban años de práctica para poder siquiera atacar.

¿Por qué funciona en una pelea?  

ExtremeDefense-4El Wing-Chun es un sistema simple, rápido y económico en movimientos. Es un concepto de autodefensa de origen chino y hace énfasis tanto en el golpeo como en la lucha cuerpo a cuerpo. Además de que proporciona a sus practicantes disciplina, coordinación, velocidad, resistencia, fuerza, agilidad, flexibilidad y mejora el sistema inmunológico. Mucha gente piensa que en el Wing-Chun sólo se combate con el puño vertical y con las piernas en aducción. La verdad, a veces hasta me da risa al oír tal aseveración. Eso únicamente demuestra la ignorancia de ciertas personas y que tal vez nunca han entrenado Wing-Chun de verdad. Es cierto que al igual que en muchas otras artes de combate, existen varias ramas del sistema con conceptos, movimientos y técnicas totalmente diferentes. Algunos profesores se enfocan más en lo que yo llamo “juego de manos” (como el Chi-Sao, Dan Chi-Sao, Poon Sao o Lap-Sao) que en la aplicación de los movimientos y conceptos para la pelea real. En el Wing-Chun también se emplean los codos, antebrazos, ganchos, dedos, canto de la mano, agarres, rodillazos, diferentes patadas para el combate. Es más, ya aplicado en una riña callejera hasta morder, jalar el cabello, dar cabezazos y pelear sucio se vale también. Todo es cuestión de educar y moldear a los practicantes con los conceptos de este efectivo sistema de defensa personal, basado en golpes continuos, pasos cortos y explosivos, además de defensas y ataques simultáneos. Esto quiere decir que el mismo movimiento que realicemos para defendernos de la agresión de un atacante, nos va a servir para golpearle contundentemente.

El Wing-Chun está basado en conceptos y principios que rigen la manera en que el practicante debe moverse, golpear, entrenar y, lo más importante, pelear. En los conceptos se esconde la verdadera lógica de este sistema chino, para poder aplicar todas las técnicas y estrategias para el combate real. Este arte fue creado para repeler cualquier ataque de manos y pies. Sin embargo, aunque muchos no lo crean, también se combate en el piso; asimismo, posee aplicaciones para defenderse contra diferentes ataques armados de palos, cuchillos y en los niveles más avanzados contra armas de fuego. Estamos hablando del Wing-Chun moderno no del tradicional, ya que como muchas artes marciales de antaño han sufrido cambios para adaptarlas a los tiempos modernos, el Wing-Chun no es la excepción. No obstante, jamás me cansaré de decir que no hay arte marcial supremo y mucho depende más de la aptitud del practicante que del estilo, arte o sistema. La aplicación real dependerá de la situación que la persona esté viviendo en ese momento. En el Wing-Chun no existen las técnicas prefabricadas, uno debe aprender a adaptarse a las circunstancias específicas y actuar sin planificar nada. ¡No se puede aprender a pelear, a menos que se pelee!