Protección Infantil

Este interesante artículo muestra cómo se debe enseñar a los niños acerca de su seguridad personal. Escrito por el maestro Guillermo García Salmorán y publicado en la revista de circulación nacional DND Deportiva, julio de 2016. Da doble sobre la imagen para leerlo en formato revista.

Protección Infantil

Una amenaza llamada bullying

El artículo “Una amenaza llamada bullying” se publicó en la revista “Dux Ryu Magazine” editada por la Academia Internacional de Artes Marciales (AIAM).

B-01

Defensa Personal Femenina

 Defensa personal femenina

Por Guillermo García Salmorán

Artículo publicado en la revista “Mundo Marcial”, abril de 2007

Para la mujer de hoy, también es importante aprender a defenderse de las personas que quisieran causarle daño oDF-01 por lo menos saber cómo evitar una situación de peligro. Por desgracia, las féminas están más expuestas a correr riesgos que los hombres; por eso no es raro ver que muchas escuelas de artes marciales o gimnasios estén llenos del sexo femenino que busca adquirir el conocimiento de la defensa personal. En nuestro país, la violencia hacia la mujer no cesa ni disminuye. Es lamentable señalar que los delitos en contra de las damas son frecuentes, tanto en el ámbito familiar como en las agresiones sexuales.

En la actualidad, nadie está exento de sufrir un atraco en la calle. La delincuencia, por desgracia, es patente en nuestra sociedad y nadie puede estar indiferente ante ella. Muchas agresiones se presentan en los lugares menos pensados y contra personas indefensas y carentes de conocimientos para enfrentar de este tipo de ataques, que la mayoría de las veces son las mujeres. Sin embargo, las damas en teoría, menos fuertes y más endebles que los caballeros, pueden aprender a defenderse. ¿Sabían qué hace más de 400 años en China una mujer inventó un arte marcial efectivo para la defensa personal? Sí, una monja del famoso Templo Shaolin creó un sistema que posteriormente llamó Wing-Chun.

Este estilo de Kung Fu proporciona atributos que toda mujer desenvuelve de forma natural a lo largo de su vida: sensibilidad, relajación, percepción corporal, intuición, movimientos sutiles, equilibrio. Además, es bueno para su sistema cardiovascular y le ayuda a tener más confianza en sí misma. No se requiere de habilidades extraordinarias ni de fuerza bruta o movimientos complicados para aprenderlo. En realidad, en la defensa personal no existen las posiciones bonitas ni las técnicas complejas que no serían útiles a la hora de protegernos. Los movimientos en este tipo de situaciones deben ser rápidos, simples y directos, para que con el mínimo esfuerzo logremos salir avantes. En cuestión de autoprotección se vale cualquier cosa: morder, arañar, picar a los ojos, jalar los cabellos, patear a las partes bajas, arrojar tierra a la cara del atacante e incluso gritar, lo que provocaría que el agresor se asuste o distraiga momentáneamente, algo que se tiene que aprovechar de forma inmediata: correr si se puede sería la mejor opción, ya que la incertidumbre siempre está presente y saber combatir el miedo y la inseguridad es el único camino hacia el dominio del conflicto.

¿Qué es la defensa personal?

La defensa personal no es otra cosa más que saber repeler o evitar una agresión. No sólo incluye la acción de defenderse en sí, ya que en realidad éste es el fin último. Y es que hay aspectos sicológicos, legales y tácticos que deben tomarse en cuenta. Asimismo, es necesario que se evalúe las condiciones del momento para determinar la mejor y más eficaz manera de enfrentar el problema, pero siempre es mejor huir que arriesgar nuestra vida por dinero o cosas materiales. Recuerde que la mejor pelea es que la no se tiene. No piense que por saber golpear o tirar patadas va a espantar a los agresores. Éstos muchas veces están armados y en su mente sólo está la idea de dañar, robar y más. Saber defenderse es entender en qué momento puede o no aplicar sus conocimientos, sin que vaya de por medio su vida o la de alguno de sus seres queridos.

Si decide aprender un método de defensa, éste debe ser lo más sencillo y rápido. De hecho, no es lo mismo practicar un estilo de cualquier arte marcial, el cual llevaría años dominarlo, que adiestrarse en la defensa personal, la cual no necesita años de práctica, ya que lo que se busca es conocer los puntos vitales del cuerpo y saber pegar correctamente para no perder tiempo ni fuerza, de esto se trata en realidad la auténtica defensa personal.

Objetos como armas  

Para las mujeres es más sencillo llevar en su bolso bolígrafos, llaves, monedas, corta uñas, tarjetas, espray y demás utensilios que sirven como armas para defenderse. Ante una situación de peligro hasta un periódico bien enrollado sirve para golpear al agresor. Si se llegara a presentar la ocasión en que tuviera que utilizar dichos objetos, no dude en hacerlo, ya que esto sería contraproducente pata usted y sólo pondría en alerta al atracador. Con los bolígrafos, llaves y tarjetas de débito o crédito puede golpear en los brazos, piernas, pecho o garganta; con las monedas en la cabeza, nariz y frente; el corta uñas es más peligroso, pero si se encuentra en una situación de sumo riesgo, no lo piense dos veces y utilícelo contra las orejas, cuello o cualquier otra parte sensible del cuerpo; el espray aplíquelo de forma directa a los ojos. Inmediatamente después de usar un objeto contra su agresor, huya, corra no se quede ahí viendo la reacción, tiene que aprovechar los momentos de dolor que tiene el atacante.

Dónde golpear

DF-02Lo primero que tiene que aprender es la manera correcta de golpear y patear. Al cerrar el puño, el dedo pulgar debe quedar por fuera presionando ligeramente los demás dedos. Al patear hágalo con la punta, planta o filo del pie, siempre con toda su fuerza sin perder el equilibrio. Las patadas altas en situaciones de defensa personal no son aptas, eso sólo sirve para las películas de Jackie-Chan o Jet-Li. Es importante saber golpear de forma apropiada, porque si no en lugar de causar daño al contrario se va a lastimar usted misma. Hay muchas mujeres que caminan por lugares oscuros o desabitados a altas horas de la noche para llegar a su casa y es en estas situaciones cuando por desgracia se tienen que enfrentar a los maleantes. En este tipo de casos, los golpes más sencillos son los más efectivos. Golpeé con el puño cerrado a la nariz, ojos, coronilla y garganta; patee a las rodillas y testículos; si el agresor la tiene agarrada de frente muerda con fuerza las orejas, mejillas o cuello y huya del lugar, jamás se quede ahí. Algo muy importante es que debe gritar en todo momento, no deje de hacerlo mientras se está defiendo. Los gritos muchas veces asustan al mismo delincuente y además alguien podría llegar a auxiliarla. También puede utilizar sus dos manos en forma de mazo y golpear repetidas veces en la coronilla o cuello cuando el agresor intenta abrazarla o derribarla.

¡Alerta! 

Siempre es mejor prevenir que lamentar, y por esta razón debe estar alerta en todo momento. El problema de las grandes ciudades es que la mayoría de la gente vive con paranoia, porque siente que todo mundo lo persigue o vigila, aunque muchas veces no sea cierto, sin embargo, es recomendable tomar las precauciones necesarias. Recomiendo a las mujeres no vestir con minifaldas, blusas escotadas o pantalones muy entallados si van a salir de noche y menos si van solas, ya que esto despertaría la libido de ciertos individuos y empezarían a acosarlas. Tampoco use joyas muy llamativas en lugares pocos concurridos donde haya gente extraña y de dudosa apariencia. Cuando camine por la acera, hágalo en sentido contrario a los vehículos y vaya en medio de la banqueta, jamás pegada a la pared. Si va a esperar el metro, póngase de espaldas a la pared para que de esta forma quede protegida de atrás y tenga el frente y ambos flancos descubiertos para que vea quién se acerca a usted. Nunca dé motivo de provocación, puesto que de ser así la situación acabaría mal. Trate de resolver todo antes de que sea incontrolable. Quiero dejar en claro no estoy incitando a la violencia, jamás ha sido mi intención, pero sí creo necesario que es mejor saber qué hacer en momentos peligrosos que no saber ni para dónde correr.

La defensa personal debe considerarse como el último recurso a emplear ante una amenaza contra la vida, no como un aval o coraza que hace inmune ante el peligro.

 

 

 

 

Defensa Callejera

Defensa callejera

¿Funciona mi arte marcial en situación de peligro real?

Primera parte

Artículo publicado en la revista Directorio Nacional Deportivo, julio de 2010

Por Guillermo García Salmorán

calle-01Vamos a tratar un tema muy complejo para muchas personas dentro de las artes marciales: la defensa o pelea callejera. Es nuestra obligación dejar en claro que todas las artes marciales son buenas, importantes, respetables e interesantes y que no depende tanto del estilo que uno practique, sino más bien de la persona y su mentalidad. Hay artes para deporte, espectáculo, salud y seguridad personal. Cada sistema, arte, estilo, método, técnica o como quiera llamarle cumple con su finalidad y no existe arte marcial ni maestro supremo (al menos para mí), lo que sí es necesario decir es que hay estilos o sistemas desarrollados para la auténtica defensa personal en la calle que cuentan con mejores metodologías para la seguridad e integridad de quienes lo practican. De hecho, algunos estilos tradicionales que por muchos años han sido considerados como efectivos para la pelea real, también han sufrido modificaciones para adaptarlos a las situaciones del mundo actual. Hace 3 mil o 4 mil años no se peleaba o pensaba igual que ahora, ¿verdad? 

La sociedad 

Nuestro entorno ha cambiado mucho y ante las exigencias de la vida moderna debido al desempleo, trabajos mal pagados, crisis económica, falta de moral, la desconfianza que le tenemos a nuestras propias dependencias que según se encargan de nuestra seguridad y orden, además del abuso desmesurado de algunos de nuestros gobernantes, hemos tenido que adoptar nuevas formas de protección. El desempleo genera que mucha gente desesperada se dedique a la delincuencia organizada, claro que eso es un pretexto para la mayoría de esas personas. Sin embargo, tampoco podemos tapar el pozo con un dedo y tolerar que las autoridades se hagan de la vista gorda. La falta de oportunidades provoca frustración y ante la incapacidad de obtener una mejor vida, algunos toman el camino fácil y se dedican a asaltar a los transeúntes y delinquir en la calle. Antes los delincuentes esperaban la noche para cometer sus delitos, hoy se dan a cualquier hora del día y no importa el lugar. Ya no hay respeto por nadie y nada, por desgracia.

Como consecuencia de estos acontecimientos muchas personas, de todas las edades, han buscado en las artes marciales el entrenamiento que les proporcione la seguridad que necesitan para protegerse, huir o prevenir cualquier ataque y hasta para saber cómo se debe caminar en la calle y no ser presa fácil de los malhechores. Desafortunadamente, algunos hombres y mujeres se han llevado una gran decepción al descubrir que el arte marcial que escogieron no era lo que buscaban. Hay gente que ha tenido malas experiencias con delincuentes y no tiene el tiempo ni la paciencia para aprender un estilo tradicional durante cinco o seis años, ellos están interesados en su seguridad personal y lo que quieren es conocer un sistema que sea simple y rápido para aplicarlo si se presentara una situación de peligro en las calles. Por esta razón, en la actualidad, los llamados sistemas militares o de defensa callejera están teniendo mucho éxito entre la comunidad, no sólo arte marcialista sino de todos los ámbitos sociales.

Visión real 

Como ya dijimos anteriormente, todas las artes marciales merecen nuestro respeto. Sin embargo, en esta ocasión dejaremos de lado las apariencias y nos enfocaremos en un asunto que en nuestros días es de suma importancia: la defensa en las calles. Practicar disciplinas marciales por salud o deporte es válido, pero si se busca entrenamiento para la autodefensa nuestro enfoque debe estar dirigido y basado en la realidad de la confrontación. Las peleas callejeras no tienen nada de deportivismo ni respeto, contrario a lo que sucede en una academia o torneo de artes marciales, donde hay reglas, protecciones y un maestro o juez que cuida que los combatientes no se lastimen. Esto jamás sucede en la calle, porque simplemente ahí no se da el espíritu que muchas artes marciales muestran con el resto de las personas: respeto por la integridad.

Muchas veces hemos visto que un practicante de artes marciales es muy bueno en su escuela, ejecutando las técnicas a la perfección, asiste a torneos y gana trofeos, tiene uno de los grados más altos e impresiona a todos sus compañeros con su gran habilidad. Cuando realiza combate se luce con sus bonitas patadas, puñetazos y movimientos rápidos que su contrincante no sabe cómo parar. En ocasiones, al practicar técnicas de “defensa” siempre presume de su jerarquía y nadie logra tocarlo, ¿por qué será? No obstante, este mismo practicante al enfrentar una pelea en la calle sale derrotado y humillado por un simple vándalo, ¿qué sucedió aquí?, ¿por qué el alumno que parecía experto en tirar patadas y bloquear golpes en la academia resultó apaleado por alguien que ni siquiera sabía nada de artes marciales? La respuesta es sencilla: no es lo mismo pelear de forma deportiva o con alguien que muestra un respeto aparente que combatir contra una persona que le vale quién esté enfrente y que sólo quiere lastimar a su víctima.

En algunas escuelas de artes marciales, la defensa personal se suele practicar ―si es que se hace― de una manera poco práctica y real. Al entrenar con un compañero ya se sabe de dónde vendrá el golpe, el cual va dirigido lentamente hacia el oponente lo que permite que el “defensor” ejecute sus técnicas sin ningún problema. Las técnicas están preestablecidas y ni siquiera existe el contacto real para no lastimar al practicante, siempre hay un respeto entre los compañeros de entrenamiento.  Se bloquea y golpea de una forma que parece real, pero recordemos que la mayoría de las confrontaciones en la calle no tienen ningún parecido con las que se dan en las competencias o en ciertos entrenamientos marciales tradicionalistas. Además de que en la mayoría de las escuelas marciales se practica la defensa contra el golpe recto, sin embargo, éste no se da mucho en los combates en las calles. Los verdaderos peladores callejeros no suelen emplear este golpe, más bien es un ataque muy utilizado por los estilistas marciales y los gamberros no recurren a él porque no se les hace cómodo. Sus golpes son más circulares o los llamados volados por tener un ángulo más amplio de impacto y suelen darlos de forma discriminada y sin parar; quizá para alivio de muchos artemarcialistas es que los callejeros no tienden a patear mucho, a menos que hayan practicado algún arte marcial, pero ¡ojo con todo lo demás! Sea cual sea el arte marcial que se entrene si no se le da importancia a su aspecto combativo, pierde su sentido marcial. 

La última opción 

Recuerda que siempre y ante todo lo mejor es prevenir. Practicar artes marciales no te vuelve invencible. Porcalle-02 ejemplo, si te ejercitas en un parque y una persona con actitud extraña está cerca de ti, lo preferible es que te alejes de ese lugar. Si vas caminando con tu pareja o algún pariente y en la esquina se encuentran unos tipos bebiendo y haciendo desmanes, es mejor darse la vuelta e irse por otro camino; presta atención a cualquier persona que parezca estar siguiéndote o se te acerque de manera rara, voltea y ve quién es y retírate de inmediato de ahí. Regularmente, los atacantes esperan el factor sorpresa para tener éxito en su cometida ¡Siempre hay que estar alerta! Por lo general, los agresores buscan como víctimas a personas en apariencia más débiles físicamente, sean del sexo masculino o femenino. Esto lo hacen porque de esa manera se facilitará su trabajo y difícilmente encontrarán resistencia de parte de las personas que escogieron para agredirlas. Pero, ¿qué hacer cuando falla la prevención?, ¿debes defenderte de un maleante que desea causarte daño? La respuesta de muchos seguramente sería sí, ya que nadie tiene el derecho a lastimarte en lo absoluto.

Ahora bien, cuando un delincuente está decidido a atacarte, sólo tiene en mente la palabra “destrucción” y a él no le importa si eres cinta negra o campeón del mundo de artes marciales. El factor psicológico entra en juego aquí y es muy importante: si el miedo te paraliza y no sabes cómo enfrentar este tipo de situaciones, lo mejor será que huyas lo antes posible. Tu actitud mental es primordial, porque con base en eso dependerá la manera en que actúes. Si no confías en ti mismo o tienes miedo, no hay forma en que puedas pelear o defenderte con todo tu potencial, no importa qué tan brillantes sean tus técnicas marciales. Debes desarrollar una correcta actitud mental, la impresión psicológica que dejes en tu agresor es fundamental, más que las mil técnicas que hayas practicado en tu escuela.  

Frenar el ataque 

Si no te queda otra opción más que defenderte, hazlo sin miramientos y con decisión. Lucha como una bestia hasta final y no te dejes vencer por el agotamiento o por algún golpe que hayas recibido. Cualquier método de defensa no te exime de ser tocado o hasta lastimado, pero si esto sucede utilízalo como un detonador para atacar a tu oponente y esto reducirá su ego porque es muy probable que no espere esta reacción y comprenderá que no eres presa fácil. Un golpe bien dado a la garganta romperá su ímpetu de ataque y su fuerza y velocidad se mermarán en más de un 50 %. Un duro impacto a la cabeza del maleante interrumpirá el mensaje de destrucción en su cerebro por algunos segundos y debes aprovechar este instante para seguir atacando con una ráfaga de golpes, y después correr. El acondicionamiento físico también es muy importante en la práctica de las artes marciales, puesto que si te cansas terminarías mal parado en una pelea callejera.

No debes pasar por alto que una cosa es defenderte y otra ensañarte o matar al agresor. De acuerdo con la ley, hay un límite de defensa que debe utilizarse para evitar un atraco o agresión. En el próximo artículo descubriremos qué dicen las leyes mexicanas respecto al controvertido tema de la legítima defensa personal, algo que todos los practicantes serios de artes marciales deberían saber.   Continuará…

 

Defensa Urbana

Entérate de lo qué es la defensa urbana. Da doble clic sobre la imagen y lee este interesante artículo que escribió el maestro Guillermo García Salmorán para la revista DND Deportiva, edición julio 2015.

Artículo

Wing-Chun aplicado al combate real

 Wing-Chun aplicado al combate real

Más que un puño vertical 

Por Guillermo García Salmorán

Artículo publicado en la revista “Cinta Negra”, enero de 2012

Desde la creación del Wing-Chun su enfoque fue puramente combativo. De hecho, según cuenta la leyenda, la monja que lo creó fue para vencer a los estilos tradicionales de Kung-Fu que se practicaban en aquel entonces en el Templo Shaolin, ya que sus posturas eran largas y muy complicadas para realizarlas en una pelea de verdad. Además de que necesitaban años de práctica para poder siquiera atacar.

¿Por qué funciona en una pelea?  

ExtremeDefense-4El Wing-Chun es un sistema simple, rápido y económico en movimientos. Es un concepto de autodefensa de origen chino y hace énfasis tanto en el golpeo como en la lucha cuerpo a cuerpo. Además de que proporciona a sus practicantes disciplina, coordinación, velocidad, resistencia, fuerza, agilidad, flexibilidad y mejora el sistema inmunológico. Mucha gente piensa que en el Wing-Chun sólo se combate con el puño vertical y con las piernas en aducción. La verdad, a veces hasta me da risa al oír tal aseveración. Eso únicamente demuestra la ignorancia de ciertas personas y que tal vez nunca han entrenado Wing-Chun de verdad. Es cierto que al igual que en muchas otras artes de combate, existen varias ramas del sistema con conceptos, movimientos y técnicas totalmente diferentes. Algunos profesores se enfocan más en lo que yo llamo “juego de manos” (como el Chi-Sao, Dan Chi-Sao, Poon Sao o Lap-Sao) que en la aplicación de los movimientos y conceptos para la pelea real. En el Wing-Chun también se emplean los codos, antebrazos, ganchos, dedos, canto de la mano, agarres, rodillazos, diferentes patadas para el combate. Es más, ya aplicado en una riña callejera hasta morder, jalar el cabello, dar cabezazos y pelear sucio se vale también. Todo es cuestión de educar y moldear a los practicantes con los conceptos de este efectivo sistema de defensa personal, basado en golpes continuos, pasos cortos y explosivos, además de defensas y ataques simultáneos. Esto quiere decir que el mismo movimiento que realicemos para defendernos de la agresión de un atacante, nos va a servir para golpearle contundentemente.

El Wing-Chun está basado en conceptos y principios que rigen la manera en que el practicante debe moverse, golpear, entrenar y, lo más importante, pelear. En los conceptos se esconde la verdadera lógica de este sistema chino, para poder aplicar todas las técnicas y estrategias para el combate real. Este arte fue creado para repeler cualquier ataque de manos y pies. Sin embargo, aunque muchos no lo crean, también se combate en el piso; asimismo, posee aplicaciones para defenderse contra diferentes ataques armados de palos, cuchillos y en los niveles más avanzados contra armas de fuego. Estamos hablando del Wing-Chun moderno no del tradicional, ya que como muchas artes marciales de antaño han sufrido cambios para adaptarlas a los tiempos modernos, el Wing-Chun no es la excepción. No obstante, jamás me cansaré de decir que no hay arte marcial supremo y mucho depende más de la aptitud del practicante que del estilo, arte o sistema. La aplicación real dependerá de la situación que la persona esté viviendo en ese momento. En el Wing-Chun no existen las técnicas prefabricadas, uno debe aprender a adaptarse a las circunstancias específicas y actuar sin planificar nada. ¡No se puede aprender a pelear, a menos que se pelee!

 

ENTREVISTA RADIO “TONATIUH”

Les presentamos una interesante entrevista que le realizaron al maestro Guillermo G. S. en la radiodifusora “Tonatiuh”, en Tlalnepantla de Baz, Estado de México. Da “play” en el reproductor de abajo para escuchar la entrevista completa.

EntrevistaRadioTonatiuh

Entrevista en medio impreso

Entrevista-2La revista “Círculo de los dragones” entrevistó al maestro Guillermo García Salmorán. La plática versó acerca del sistema de defensa personal y el método que se enseña en la Academia Defensa Urbana. Las preguntas fueron muy interesantes, ya que se trataron temas de cómo un niño de 5 o 6 años de edad puede enfrentar el bullying, cómo se enseña el Wing-Chun en nuestra academia y el porqué del concepto de “defensa urbana”.

El arte del Wing Chun

 El arte del Wing-Chun 

 El legado de un estilo de lucha

Por Guillermo García Salmorán

Artículo publicado en la revista “Kung-Fu”, editorial Mina, mayo de 2006

Existen muchos estilos de Kung-Fu y cada uno con características propias para la defensa personal, aunque muchos de ellos con técnicas obsoletas, pero de entre todos estos estilos sobresale uno por poseer peculiaridades propias de un estilo eficaz para la defensa personal aún en nuestros días. Se trata de un estilo que fue creado hace más de 400 años en el Templo Shaolin sobre la Montaña de Songshan en la provincia de Henan. Este estilo de Kung-Fu—el más famoso del mundo— se llama Wing-Chun y su fama se debe, sin lugar a dudas, al célebre Bruce Lee por ser quien lo trajo a Occidente y lo enseñara a personas no chinas, algo que en aquella época estaba totalmente prohibido, porque según los chinos esto les daría una gran ventaja contra los occidentales por si tuvieran que enfrentarse en una guerra.

El origen

WC-01Cuenta la leyenda que el Wing-Chun fue creado por una monja budista del Templo Shaolin, Ng Mui, quien desarrolló este simple, rápido, lógico y científico arte de lucha a raíz de observar la lucha entre una grulla y un zorro. La monja quedó impresionada por la habilidad de estos animales, ya que mientras el zorro atacaba, la grulla interceptaba los ataques y contraatacaba con su pico. El resultado de esta observación no pudo ser mejor: un estilo muy completo y práctico a la vez. Sin embargo, este relato no es aceptado por algunos expertos del tema, ya que dicen que la mayoría de los estilos de Kung-Fu se crearon con base en la observación de la lucha entre animales y aseguran que Ng Mui modificó su estilo de Shaolin que había aprendido en el templo, el cual consistía en posiciones bajas y fuertes, para que pudiera ser utilizado por cualquier persona, incluso por aquéllas que no eran muy fuertes físicamente. Existe otra versión más, la cual dice que su origen fue otro y no éste. Según esta otra versión, afirma que la creación de este etilo se debe a los grupos clandestinos que se reunían en una aldea llamada Wing-Chun y que desde allí planeaban su estrategia en contra del gobierno de esa época.

La historia nos dice que Ng Mui fue una de los cinco monjes que lograron escapar cuando el Templo Shaolin fue atacado y quemado por las tropas enviadas por el gobierno Manchú, debido a que se enteraron de que mucha gente china se organizaba en grupos clandestinos que estaban en contra de ellos. Muchos de los que pertenecían a estos grupos rebeldes eran practicantes de algún estilo de Kung-Fu, los cuales se refugiaban en el famoso Templo Shaolin. Esto hizo que los manchúes atacaran Shaolin, quemando el templo y matando a los que habitaban ahí. Pero, ¿cómo fue que pudieron hacer esto? Claro, tuvo que haber alguien que los ayudara a realizar su maquiavélico plan y fue un monje Shaolin, de nombre Ma Ning-Yee, quien con ayuda de otros monjes traicionaron a sus compañeros. Esto pudo haber acabado con la tradición de Shaolin para siempre, pero por fortuna no fue así.

La monja Ng Mui, después de escapar de la destrucción de su templo se refugió durante mucho tiempo en el Templo de la Grulla Blanca en el Monte Tailiang. Fue en este lugar donde conoció a Yim Yee y a su hija Yim Wing-Chun, una chica joven y bella que atraía la mirada de muchos varones. El padre de Yim Wing-Chun fue acusado injustamente de un crimen que no había cometido y para evitar ir a la cárcel, decidieron fugarse de su lugar natal. Estuvieron deambulando por algún tiempo hasta que decidieron quedarse en el Monte Tailiang, donde para ganarse la vida empezaron a vender comida. Ng Mui frecuentemente les compraba comida y, como era de esperarse, fueron entablando cada día que pasaba una relación más estrecha.

La belleza de Yim Wing-Chun provocó que un bandido local la estuviera acosando insistentemente, al grado de forzarla a casarse con él. Yim Wing-Chun, quien apenas contaba con 15 años de edad, no tenía ningún interés en casarse con un bandido; éste al saber la negativa de la chica empezó a amenazarla para ver si así lograba su objetivo. Todo esto llegó a oídos de Ng Mui, quien decidió ayudar a la bella joven y comenzó a enseñarle el estilo que había creado. La joven siguió a la monja hasta las montañas para aprender el  estilo de lucha. Entrenaba día y noche sin cesar, lo cual la fue haciendo una persona más segura de sí misma. Fue hasta que dominó las técnicas cuando se decidió a desafiar al bandido que la estaba acosando. Confiado en que vencería fácilmente a la chica, el bandido aceptó el reto, sin embargo, se llevó una sorpresa al verse derrotado por la joven que tanto había estado amenazando. Fue así como la joven logró que su acosador la dejara en paz. El estilo que había utilizado no había recibido nombre cuando fue creado, pero en honor a su
alumna, Ng Mui decidió llamarlo Wing-Chun, nombre que significa “Bello Tiempo de Primavera”.

Después de esto, Ng Mui siguió su camino y se dice que se dedicó a viajar por todo el país como monja errante, no sin antes pedirle a su alumna que siguiera entrenando y que continuara desarrollando sus habilidades marciales, para que así pudiera pasar sus conocimientos a futuras generaciones. Este era el deseo de la monja y su alumna no la decepcionó, ya que después de casarse le enseñó su arte marcial a su esposo Leung Bok Chau. De esta manera el estilo no moriría y se conseguiría seguir con la tradición de las artes marciales. El esposo de Yim Wing-Chun le pasaría el estilo a Leung Lan-Kwai, quien a su vez le enseñó a un actor de la ópera china del Junco Rojo, Wong-Wah Bo. Se dice que allí estaba otro monje que había logrado escapar de la destrucción del Templo Shaolin y que se hacía pasar por un cocinero para ocultar su verdadera identidad y no fuera capturado por las tropas del gobierno Manchú. Su nombre era Jee Sin y él fue quien le enseñó a Leung-Yee Tai una técnica de palo largo, que después se incorporaría al estilo de Wing-Chun.

Posteriormente Leung Yee Tai transmitió sus conocimientos a Leung Jan. Según cuenta la historia, Leung Jan tuvo muchos retos y de todos éstos siempre salió airoso, debido a su gran pericia en el Wing-Chun. Fue tan bueno que se ganó el mote de “El rey del Wing-Chun”. Además de ser un gran peleador, era un médico de gran prestigio en Fut Shan en la provincia de Kwangtung. Poco tiempo después, Leung Jan le enseñaría a Chan Wah Shun, quien fue el primer maestro del legendario Yip Man. Cabe mencionar que Yip Man tuvo otros maestros que terminaron de enseñarle el estilo creado por Ng Mui, entre ellos se encontraba Leung Bik, el hijo mayor de Leung Jan.

A partir del gran maestro Yip Man, el Wing-Chun daría un giro importante para su historia. En 1900 Yip Man se mudó a Hong-Kong y ahí tuvo varios alumnos destacados como Wong-Shun Leung, Moy Yat (ambos ya fallecidos) William Cheung, Bruce Lee, Hawking Cheung, Víctor Kan y Leung Ting. La mayoría de los alumnos destacados de Yip Man modificaría ligeramente el estilo que habían aprendido para adaptarlo a sus preferencias personales, de acuerdo a sus propias experiencias en peleas reales o de cómo asimilaron lo que aprendieron de su maestro. Se trata de una visión distinta de un mismo sistema y todas son válidas, porque cada estilo modificado aporta algo diferente e interesante. También por este motivo existen diferentes denominaciones de un mismo estilo. Por ejemplo: Wing-Chun, Ving-Tsun, Ving-Chun, Wing-Tsun; sin embargo, todos tienen los mismos principios básicos del sistema original. Además de que la pronunciación cantonesa para este estilo es Wing-Chun, Ving- Tsun, etc., pero en mandarín se pronuncia Yung Chun. Empero, en el mundo se conoce más la pronunciación cantonesa.

Arte marcial no deporte

Las artes marciales fueron creadas en tiempos de guerra y por ese motivo se desarrollaron para aprender a defenderse contra los agresores que querían causar daño. Su propósito principal era sobrevivir en un combate real; las artes marciales no se crearon como deporte ni como parte de un espectáculo, sino para defenderse a uno mismo, a la familia o la patria si fuera necesario. No es lo mismo pelear por un trofeo o reconocimiento en un torneo donde hay reglas y se protege a los competidores que pelear en la calle por la integridad física.

El Wing-Chun se mantiene como un sistema de defensa personal, a pesar de que ya pasaron más de 4 siglos desde su creación. Es rápido, explosivo y, lo más importante, efectivo con movimientos económicos para la pelea callejera. Una de sus características más sobresalientes es la de los ataques consecutivos dirigidos a la denominada línea central, atacando los puntos más vulnerables del cuerpo humano. En el Wing-Chun no existen las posturas elegantes y complicadas ni técnicas bonitas que en una situación de pelea real no servirían de nada. El Wing- Chun tiene una visión realista de la lucha en la calle, y únicamente se aprenden movimientos útiles para una confrontación. Además, su práctica no requiere que la persona tenga cualidades especiales, porque es un sistema que se adapta a cualquier persona no importando su sexo, edad o condición física. En este estilo no son necesarias las patadas altas, ya que no son útiles en situaciones de defensa personal. Por tal motivo, el Wing-Chun pone total énfasis en las patadas bajas que son prácticas para situaciones reales de defensa personal.

Otra característica importante de este estilo es que se puede aplicar en cualquier momento o lugar, o sea que para defenderse con Wing-Chun no se necesita pelear en un espacio muy amplio. Este estilo se creó para la pelea en corto y tampoco necesita de la fuerza bruta para vencer al oponente. Estos son algunos puntos que hacen diferente al Wing-Chun de los demás estilos de artes marciales, que desde mi punto de vista personal son muy respetables y pueden ser tan buenos como el Wing-Chun. Debido a estas características este sistema goza de gran fama a nivel mundial y se encuentra entre los estilos más efectivos de defensa personal. Los agentes de la CIA  o a los ejércitos más importantes del mundo han aprendido este singular estilo para incorporar sus técnicas a sus estrategias de combate.

Otros de los beneficios adicionales que los practicantes de Wing-Chun adquieren con su práctica constante es que les ayuda a fortalecer su corazón, les aumenta la fuerza, mejora los reflejos y la autoestima, controla el estrés y los hace unas personas más seguras de sí mismas. Wing-Chun, Ving-Tsun, Wing-Tsun…es un sistema completo que no sólo aporta habilidades para la defensa personal, sino que también beneficios físicos para llevar una vida más sana. Creo que tanto la creadora (o creadores) como los antiguos maestros jamás se imaginaron que este estilo llegaría a ser tan famoso y que gracias a sus características propias sea considerado como un método realmente efectivo de defensa personal, pero aunque el estilo sea muy bueno no es éste el que hace al peleador, hay que entrenar mucho y de forma realista para que si se llegara a presentar una pelea real, el estilo sea efectivo y se logre salir airoso de dicha confrontación.

Debido a que se ha comprobado que el estilo es muy efectivo para la defensa personal, varios practicantes de los más destacados maestros han desarrollado otras ramas o sub-ramas del Wing-Chun y cada uno enseña su propio estilo de acuerdo a como cree que funcionará mejor. Ejemplos hay muchos y creo que cada día surgirán más, aportando algo nuevo para las futuras generaciones que deseen aprenderlo; no se puede decir que uno es mejor que el otro hasta que se compruebe lo contrario. Sin embargo, todas estas nuevas ramas que han surgido tienen su base en un estilo que ha comprobado ser uno de lo más efectivos de todas las artes marciales. Lo más trascendental de todo esto no es cuántos estilos de Wing-Chun existen, sino el legado que Ng Mui dejó a todo el mundo.