Defensa Personal Femenina

 Defensa personal femenina

Por Guillermo García Salmorán

Artículo publicado en la revista “Mundo Marcial”, abril de 2007

Para la mujer de hoy, también es importante aprender a defenderse de las personas que quisieran causarle daño oDF-01 por lo menos saber cómo evitar una situación de peligro. Por desgracia, las féminas están más expuestas a correr riesgos que los hombres; por eso no es raro ver que muchas escuelas de artes marciales o gimnasios estén llenos del sexo femenino que busca adquirir el conocimiento de la defensa personal. En nuestro país, la violencia hacia la mujer no cesa ni disminuye. Es lamentable señalar que los delitos en contra de las damas son frecuentes, tanto en el ámbito familiar como en las agresiones sexuales.

En la actualidad, nadie está exento de sufrir un atraco en la calle. La delincuencia, por desgracia, es patente en nuestra sociedad y nadie puede estar indiferente ante ella. Muchas agresiones se presentan en los lugares menos pensados y contra personas indefensas y carentes de conocimientos para enfrentar de este tipo de ataques, que la mayoría de las veces son las mujeres. Sin embargo, las damas en teoría, menos fuertes y más endebles que los caballeros, pueden aprender a defenderse. ¿Sabían qué hace más de 400 años en China una mujer inventó un arte marcial efectivo para la defensa personal? Sí, una monja del famoso Templo Shaolin creó un sistema que posteriormente llamó Wing-Chun.

Este estilo de Kung Fu proporciona atributos que toda mujer desenvuelve de forma natural a lo largo de su vida: sensibilidad, relajación, percepción corporal, intuición, movimientos sutiles, equilibrio. Además, es bueno para su sistema cardiovascular y le ayuda a tener más confianza en sí misma. No se requiere de habilidades extraordinarias ni de fuerza bruta o movimientos complicados para aprenderlo. En realidad, en la defensa personal no existen las posiciones bonitas ni las técnicas complejas que no serían útiles a la hora de protegernos. Los movimientos en este tipo de situaciones deben ser rápidos, simples y directos, para que con el mínimo esfuerzo logremos salir avantes. En cuestión de autoprotección se vale cualquier cosa: morder, arañar, picar a los ojos, jalar los cabellos, patear a las partes bajas, arrojar tierra a la cara del atacante e incluso gritar, lo que provocaría que el agresor se asuste o distraiga momentáneamente, algo que se tiene que aprovechar de forma inmediata: correr si se puede sería la mejor opción, ya que la incertidumbre siempre está presente y saber combatir el miedo y la inseguridad es el único camino hacia el dominio del conflicto.

¿Qué es la defensa personal?

La defensa personal no es otra cosa más que saber repeler o evitar una agresión. No sólo incluye la acción de defenderse en sí, ya que en realidad éste es el fin último. Y es que hay aspectos sicológicos, legales y tácticos que deben tomarse en cuenta. Asimismo, es necesario que se evalúe las condiciones del momento para determinar la mejor y más eficaz manera de enfrentar el problema, pero siempre es mejor huir que arriesgar nuestra vida por dinero o cosas materiales. Recuerde que la mejor pelea es que la no se tiene. No piense que por saber golpear o tirar patadas va a espantar a los agresores. Éstos muchas veces están armados y en su mente sólo está la idea de dañar, robar y más. Saber defenderse es entender en qué momento puede o no aplicar sus conocimientos, sin que vaya de por medio su vida o la de alguno de sus seres queridos.

Si decide aprender un método de defensa, éste debe ser lo más sencillo y rápido. De hecho, no es lo mismo practicar un estilo de cualquier arte marcial, el cual llevaría años dominarlo, que adiestrarse en la defensa personal, la cual no necesita años de práctica, ya que lo que se busca es conocer los puntos vitales del cuerpo y saber pegar correctamente para no perder tiempo ni fuerza, de esto se trata en realidad la auténtica defensa personal.

Objetos como armas  

Para las mujeres es más sencillo llevar en su bolso bolígrafos, llaves, monedas, corta uñas, tarjetas, espray y demás utensilios que sirven como armas para defenderse. Ante una situación de peligro hasta un periódico bien enrollado sirve para golpear al agresor. Si se llegara a presentar la ocasión en que tuviera que utilizar dichos objetos, no dude en hacerlo, ya que esto sería contraproducente pata usted y sólo pondría en alerta al atracador. Con los bolígrafos, llaves y tarjetas de débito o crédito puede golpear en los brazos, piernas, pecho o garganta; con las monedas en la cabeza, nariz y frente; el corta uñas es más peligroso, pero si se encuentra en una situación de sumo riesgo, no lo piense dos veces y utilícelo contra las orejas, cuello o cualquier otra parte sensible del cuerpo; el espray aplíquelo de forma directa a los ojos. Inmediatamente después de usar un objeto contra su agresor, huya, corra no se quede ahí viendo la reacción, tiene que aprovechar los momentos de dolor que tiene el atacante.

Dónde golpear

DF-02Lo primero que tiene que aprender es la manera correcta de golpear y patear. Al cerrar el puño, el dedo pulgar debe quedar por fuera presionando ligeramente los demás dedos. Al patear hágalo con la punta, planta o filo del pie, siempre con toda su fuerza sin perder el equilibrio. Las patadas altas en situaciones de defensa personal no son aptas, eso sólo sirve para las películas de Jackie-Chan o Jet-Li. Es importante saber golpear de forma apropiada, porque si no en lugar de causar daño al contrario se va a lastimar usted misma. Hay muchas mujeres que caminan por lugares oscuros o desabitados a altas horas de la noche para llegar a su casa y es en estas situaciones cuando por desgracia se tienen que enfrentar a los maleantes. En este tipo de casos, los golpes más sencillos son los más efectivos. Golpeé con el puño cerrado a la nariz, ojos, coronilla y garganta; patee a las rodillas y testículos; si el agresor la tiene agarrada de frente muerda con fuerza las orejas, mejillas o cuello y huya del lugar, jamás se quede ahí. Algo muy importante es que debe gritar en todo momento, no deje de hacerlo mientras se está defiendo. Los gritos muchas veces asustan al mismo delincuente y además alguien podría llegar a auxiliarla. También puede utilizar sus dos manos en forma de mazo y golpear repetidas veces en la coronilla o cuello cuando el agresor intenta abrazarla o derribarla.

¡Alerta! 

Siempre es mejor prevenir que lamentar, y por esta razón debe estar alerta en todo momento. El problema de las grandes ciudades es que la mayoría de la gente vive con paranoia, porque siente que todo mundo lo persigue o vigila, aunque muchas veces no sea cierto, sin embargo, es recomendable tomar las precauciones necesarias. Recomiendo a las mujeres no vestir con minifaldas, blusas escotadas o pantalones muy entallados si van a salir de noche y menos si van solas, ya que esto despertaría la libido de ciertos individuos y empezarían a acosarlas. Tampoco use joyas muy llamativas en lugares pocos concurridos donde haya gente extraña y de dudosa apariencia. Cuando camine por la acera, hágalo en sentido contrario a los vehículos y vaya en medio de la banqueta, jamás pegada a la pared. Si va a esperar el metro, póngase de espaldas a la pared para que de esta forma quede protegida de atrás y tenga el frente y ambos flancos descubiertos para que vea quién se acerca a usted. Nunca dé motivo de provocación, puesto que de ser así la situación acabaría mal. Trate de resolver todo antes de que sea incontrolable. Quiero dejar en claro no estoy incitando a la violencia, jamás ha sido mi intención, pero sí creo necesario que es mejor saber qué hacer en momentos peligrosos que no saber ni para dónde correr.

La defensa personal debe considerarse como el último recurso a emplear ante una amenaza contra la vida, no como un aval o coraza que hace inmune ante el peligro.

 

 

 

 

Speak Your Mind

*